Atención,Interés, Deseo, Acción

¿Implementas la técnica AIDA?

Implementar AIDA cuando vamos a comenzar una campaña de marketing de nuestra marca, negocio, emprendimiento, de lo que sea, nos ayuda a lograr los objetivos planteados.

Una forma sencilla es aplicar la técnica AIDA (Atención, Interés, Deseo, Acción). La técnica ya es un clásico en el mundo del marketing y fue creado en 1898 por Elias St. Elmo Lewis y aun lo usamos para todo la estrategias digitales.

Lo valioso de AIDA es que se basa en el proceso de decisión de compra del usuario. Por lo que lo vemos aplicado en publicidad radial, televisiva, en las campañas políticas y por supuesto en las redes sociales.

AIDA parte del hecho que el comprador llega por lo emocional y decide por lo racional.

Es por ello que nuestras campañas de marketing deben pasar por AIDA.

Atención: Llamar la atención es lo primero que debemos hacer. Es por ello la importancia de la imagen, del vídeo y/o de del titulo.

Atrapar la atención de los potenciales clientes es clave; un buen diseño, una primera línea con palabras claves, con textos atrayentes. O utilizar el vídeo como medio para captar la atención.

Utilizar preguntas o titulares disruptivos en redes o en el asunto de los correos electrónicos.

Interés: Luego de captada la atención es necesario despertar el interés en nuestra propuesta o en nosotros. Para ello, como ya deberíamos conocer a nuestra audiencia incentivamos la necesidad que solventaremos, ya que conocemos sus motivaciones.

Este interés abre un dialogo entre nosotros. Dialogo que se puede establecer por varios medios. Comentarios o mensajes directos en redes sociales, correos electrónicos, mensajería instantánea, llamadas telefónicas entre otras.

Deseo: Si ya tenemos el interés del cliente debemos procurar que se imagine, que sueñe con la solución que le proponemos. Que lo desee.

El deseo es un estado puramente emocional, donde nuestro interlocutor visualiza su futuro satisfecho.

Pero el deseo también puede mostrar su lado racional cuando nuestra propuesta soluciona una necesidad de tiempo de rentabilidad o gasto…pero siempre en esta fase debemos apelar por las emociones.

Acción: Listo!, captamos su atención, despertamos su interés y deseo, pero debemos cerrar la venta, debemos ir a la acción.

Es importante establecer un procedimiento de cierre de la venta. Hemos visto en muchas ocasiones como promocionamos perfectamente el producto pero no tenemos diseñada una buena estrategia de cierre.

Te puede ser de utilidad: ¿Cómo optimizar el CTA?

Por ejemplo:

A: «Pienso que podrías sacar una mayor rentabilidad en tu negocio si…»

I: “La propuesta que voy a hacerte te va dar una ventaja sobre tu competencia…”

D: “Además ahorrarás tiempo para poder dedicarte a aquello donde realmente eres el mejor…”

A: “Repasamos los puntos del acuerdo y lo cerramos ahora mismo”

Con la correcta implementación de AIDA podrás incrementar los resultados de tus estrategias de marketing que te acercan a tus objetivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *